Norman Foster desembarca en Puerto Madero – El Aleph

Sobria y respetuosa del vecindario, el primer proyecto en América Latina del Premio Pritzker no tendrá ni siquiera las olas de vidrio que dejó entrever alguna imagen publicada durante estos años para matizar la larga espera de noticias desde Londres.

Publicado en ARQ el 30-09-2008, por Ariel Hendler

El hecho de que dos manzanas del Art District de Alan Faena vayan a estar ocupadas por proyectos del británico Norman Foster pudo haber movido a más de uno, tal vez, a imaginar que en el corazón de puerto Madero podría erigirse un ícono al estilo de la torre Suiss Re o la cúpula vidriada del Reichstag. La intriga, alimentada por demoras varias y disipada a medias por los pocos croquis que se dieron a conocer en los últimos dos o tres años, se disipó hace pocos días al presentarse el proyecto para la primera etapa del complejo residencial Aleph Residences, que ya está en obra, y el anteproyecto para las dos manzanas que albergarán a la totalidad de Aleph.

Sobria y respetuosa del vecindario, el primer proyecto en nuestro país y en toda América Latina del Premio Pritzker 1999 no tendrá ni siquiera las olas de vidrio que dejó entrever alguna imagen publicada durante estos años para matizar la larga espera de noticias desde Londres. En rigor, de las virtudes conocidas en la obra del arquitecto inglés, en Aleph luce sobre todo la elegancia y la perfección en el diseño de cada detalle. Esto será evidente en los tres bloques de viviendas que se levantarán en primera instancia, y que convivirán en armonía con la edificación vecina: tanto los silos y molinos del distrito Faena, como los viejos docks y otros edificios ya existentes.

Respecto del recién lanzado primer volumen de Aleph Residences, los arquitectos Berto Berdichevsky y Rubén Cherny, socios locales de Foster + Partners, aseguran que va a constituir una suerte de gen tipológico de todo el resto del complejo. “Si bien cada pieza tendrá características diferentes, habrá elementos como el hormigón y las pantallas solares que darán coherencia al conjunto”, aseguran (ver “La casa…).

A este primer edificio se le sumarán otros dos (de los cuales todavía no hay imágenes disponibles), paralelos al eje longitudinal de Puerto Madero, que serán lanzados a mediados de 2009. En tanto, en la manzana vecina, ubicada entre el Faena Hotel & Universe y el dique, está previsto que se erija la obra principal de Aleph: dos tiras perpendiculares al bulevar Juana Manso destinadas a un hotel de lujo, y en medio de ambas, un parque público debajo del cual funcionará un espacio cultural. De modo tal que las dos construcciones funcionarán como brazos extendidos hacia adelante del bunker de Faena sin obstaculizar su visual hacia el dique.

La norma y la excepción

Vinculado con Faena a través del magnate estadounidense Austin Hearst, Foster diseñó inicialmente unos anteproyectos que buscaban unir las dos manzanas en cuestión a través de puentes y túneles. Aunque el master plan de Puerto Madero indica claramente qué se puede hacer en cada manzana y deja poco margen para variar las tipologías, el inglés confiaba en que podría negociar con el Gobierno porteño el corrimiento de los límites a cambio de compensaciones, como suelen hacer en otros países donde trabajan.

Pero cuando iniciaron consultas para ver si era posible hacerlo, se enteraron de que un trámite así podía llevar muchos años. “Se decidió tratar por separado los distintos sectores para no demorar las obras”, cuentan Berdichevsky y Cherny. Y reflexionan: “Tal vez deberíamos plantearnos flexibilizar las normas municipales de acuerdo a la escala, en espacial cuando el proyecto trasciende a una sola manzana. Al menos, para el futuro.”

El Aleph

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *